Compatibilidad entre dispositivos CCTV, una tendencia en alza

La evolución que ha experimentado la videovigilancia en los últimos años ha sido espectacular. El desarrollo tecnológico, con el surgimiento de los sistemas digitales y la evolución hacia la alta resolución de los analógicos, ha inundado el mercado de opciones para el usuario. Muchas marcas trabajan en los mismos nichos, con líneas de producción semejantes, levantando pasiones encontradas, con defensores a ultranza y detractores convencidos de una u otra casa.

En ocasiones resulta difícil elegir entre los dispositivos de distintas marcas, tan similares pueden llegar a ser sus especificaciones. El decantarse por una u otra suele dirimirse en función de afinidades emocionales con la marca correspondiente, o al hecho de tener ya instalado algún dispositivo, de modo que se tiende a utilizar el del mismo fabricante, pues uno de los principales temores del usuario es encontrarse con aparatos incompatibles entre sí. Este miedo es un argumento que pesa en la valoración de muchos usuarios. Sin embargo, ¿es un temor justificado? ¿Hasta qué punto los dispositivos de distintos fabricantes son o no son compatibles entre sí?

Especificaciones comunes habituales

Dentro de una gama con buena relación calidad/precio, en el ámbito de las instalaciones de tamaño medio, podemos encontrar dispositivos con características comunes que, a la hora de escoger, debemos estudiar con detalle.

En sistemas analógicos, la tendencia actual es el empleo de tecnologías de alta resolución, que permiten 720p, 1080p y hasta 4K (8Mp). Las dos tecnologías más usadas son HDCVI (High Definition Composite Video Interface, interfaz de composición de vídeo de alta definición) y HDTVI (High Definition Transport Video Interface, interfaz de transporte de vídeo de alta definición). Ambas son tecnologías que soportan también las cámaras analógicas tradicionales de baja resolución. Las similitudes entre ellas son muchas, en especial el uso de cable coaxial para la transmisión de vídeo HD, audio y telemetría (eliminando la necesidad de cable adicional en domos motorizados, cámaras con OSD, etc) y la opción de mezclar cámaras de distinta resolución en un mismo equipo. A esta tecnología hay que añadir el AHD (Analog High Definition, alta definición analógica), que transmite la señal analógica sin compresión.

En los sistemas IP, de cámaras digitales que transmiten las imágenes grabadas directamente a la red, sin necesidad de cableado coaxial, cada vez más fabricantes utilizan los protocolos ONVIF y RTSP. ONVIF (Open Network Video Interface Forum) es un estándar de interfaces para productos IP creado por el foro internacional del mismo nombre y reconocido a nivel global. El protocolo RTSP (Real Time Streaming Protocol) garantiza el acceso a todo el software y hardware distinto de ONVIF.

En cuanto a las características de las cámaras, cabe señalar que en muchos fabricantes encontramos semejanzas:

Los sensores: Uno de los más comunes es el sensor 1/3” Progressive Scan CMOS, un sensor ideal para cámaras 3P. Las marcas que trabajan con cámaras con 4Mp de salida, suelen equiparlas con WDR (Wide Dynamic Range) que equilibra la imagen para adecuarla a la calidad de salida.

Iluminación mínima requerida: Cada vez son más las cámaras con amplio rango de iluminación, llegando a 0.01 lux de mínimo (cero cuando disponen de infrarrojos). Esto implica que se puede esperar una máxima calidad en circunstancias de poca luminosidad en los dispositivos con este tipo de especificaciones.

Número de streams simultáneos: El doble y triple-stream que incorporan muchas cámaras les permite transmitir tres flujos de distintas resoluciones de vídeo a la vez.

Variedad de lentes: En el mercado podemos encontrar una gran variedad de lentes fijas, varifocales y motorizadas, con parámetros similares.

Son tantas las semejanzas que a la hora de escoger tenemos que centrarnos en las especificaciones de cada producto y ponerlo en relación con nuestros objetivos de seguridad.

Compatibilidad entre dispositivos de distintos fabricantes

Como decimos, en ocasiones es difícil decidirse por un dispositivo de uno u otro fabricante. A la hora de hacerlo, es importante conocer las posibilidades de compatibilidad entre unos y otros.

En relación a los sistemas analógicos, cabe preguntarse por la compatibilidad entre los dispositivos HDCVI,  HDTVI y AHD. En nuestro ámbito los más extendidos son los dos primeros. A este respecto hay que tener en cuenta que los grabadores HDTVI soportan dispositivos HDCVI, sin embargo los HDCVI han de ser tríbridos o pentahíbridos para estar seguros de que soportan el HDTVI.

Por lo que se refiere a los sistemas IP, la clave de la compatibilidad está en la aplicación del estándar ONVIF a que nos referíamos antes. El objetivo principal de ONVIF es facilitar la integración de diferentes marcas de equipos de vídeo, estandarizando la comunicación entre ellos, pudiendo conectar de forma sencilla y casi automática los dispositivos. ONVIF en cámaras significa que el usuario tiene la posibilidad de seleccionar productos de vídeo en red de diferentes fabricantes con la seguridad de poder conectarlos entre ellos y así cubrir por completo con sus necesidades.

¿Cómo saber si un dispositivo que se anuncia con la referencia al protocolo de ONVIF realmente lo está? En la propia página web del foro ONVIF están relacionado los fabricantes y dispositivos adheridos a este protocolo, ofreciendo total seguridad a los usuarios.

La solución de Hikvision: HiWatch Series 100% compatible

Es importante conocer todo lo que hemos explicado para saber de qué hablamos cuando nos referimos a la compatibilidad entre dispositivos. Sin embargo, en Diid buscamos siempre las soluciones óptimas, y por ese motivo apostamos, en los sistemas IP, por cámaras y dispositivos con protocolo ONVIF y, en analógicos de alta definición, por los grabadores que admiten todas las tecnologías.

En este sentido, resulta muy completa la gama de Hikvision HiWatch Series, cuyos dispositivos IP son 100% compatibles a través de ONVIF, y cuyos grabadores HDTVI admiten todas las tecnologías, tanto HDCVI, como HDTVI, AHD, CVBS e incluso IP. Gracias a esta gama de productos, nuestros clientes no tienen problemas de compatibilidad y pueden elegir las cámaras que mejor les convengan para cada momento en sus instalaciones.

Departamento de Marketing – Diid.

 

Esta entrada fue publicada en DiiD, Sin categoría, Vídeo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.